Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Comer en el trabajo: ¿Cómo conseguir un tupper saludable?

Septiembre es el mes de los buenos propósitos, la temporada en la que se retoman los trabajos tras las vacaciones, se vuelve al gimnasio y todo el mundo quiere perder esos kilos de más que el verano ha dejado.

Los horarios se modifican y, con ellos, muchos de los hábitos alimenticios. Comer en el trabajo no tiene por qué ser sinónimo de comer mal. Es importante tener en cuenta que tras la ingesta de alimentos, además, habrá que volver a trabajar, por lo que se debe realizar una comida adecuada a esta situación; saludable, nutritiva y que no resulte pesada.  Nutrición Center, empresa de referencia en el ámbito de la nutrición en farmacias, ha elaborado estos consejos para conseguir que la comida diaria no se convierta en una trampa para la salud.

1.- Organizar con suficiente antelación las comidas: Se trata de pensar qué se va a consumir cada día y escribir una dieta semanal con las comidas que se van a hacer teniendo en cuenta cuáles son las más saludables.

2.- Elaboración de las comidas: una vez que se ha decidido qué comer, existen dos opciones a la hora de cocinar; preparar el menú por la tarde o noche anterior de cada día, o dejarlo hecho el fin de semana. En caso de que se prepare la comida con varios días de antelación será necesario congelarla. La noche anterior, para no romper la cadena de frío, habrá que pasarla al frigorífico. Así, por la mañana, se podrá llevar el “tupper” y al mediodía estará listo para consumir, previo calentamiento en el microondas, si fuera necesario.

3.- Verduras y ensaladas: son alimentos que no pueden faltar nunca dentro de una dieta saludable. Las ensaladas son una buena opción cuando no hay tiempo para cocinar algo muy elaborado. Se pueden preparar ensaladas con ingredientes para todos los gustos; diferentes variedades de lechugas, cebolla, tomate, surimi, olivas, atún, caballa, mejillones en escabeche, huevo, patata cocida, legumbres, espárragos, frutos secos, embutidos bajos en grasas, fruta… las posibilidades son infinitas.

Una recomendación a tener en cuenta para llevar ensalada al trabajo: para conservar su buen aspecto, lo mejor es reservar el aliño y aderezarla justo antes de comerla.

4.- Huevos, carnes y pescados: son un aporte de proteínas con bajo contenido en grasa si sabemos elegir bien. Los huevos, el pollo, el pavo y los pescados o mariscos no deben ser fritos, sino optar por cocción al horno, plancha, etc.

5.- Fruta: constituyen el “take away” natural: podemos llevarla y comerla en cualquier lugar; con la ventaja de que es más barata y nos sienta mejor. Se puede comer sola o en macedonia y resulta un alimento perfecto para tomar como tentempié de media mañana o media tarde.

6.- Termos con caldos, cremas, sopas. También es una elección saludable, sencilla y que permite comer caliente en el lugar de trabajo.

7.- Sándwiches saludables: las opciones son infinitas. Es básico que el pan sea integral y de calidad. El relleno se puede hacer a base de verduras (rodajas de  tomate, hojas de lechugas variadas, rodajas de pepino, pimientos, lonchas de pavo y queso fresco, pollo troceado…) y se puede realzar con una salsa a base de yogur o con alguna vinagreta (más recomendables que las típicas salsas de mahonesa, alioli o tomate frito, que tienen demasiada grasa)

8.- Tener siempre a mano bolsitas de infusiones, alguna pieza de fruta o yogur desnatado, para los  momentos de hambre en el trabajo. Es mejor comer en estas situaciones que continuar hasta la hora de la comida. Así mejoraremos nuestro rendimiento, no nos sentiremos tan cansados y evitaremos los atracones de mediodía o cena por llegar con un apetito exagerado.

9.- Las legumbres: debemos esforzarnos en comerlas. Más práctico que en guiso, será utilizarlas ya cocidas en una ensalada, pudiendo convertirse en un plato principal.

10.- Una ayuda: volver al trabajo tras las vacaciones, evitar el Síndrome Postvacacional  y retomar la rutina, no siempre es tarea sencilla. Por este motivo es importante visitar a un nutricionista el cual controlará y dará las pautas para cuidar la salud y recuperar los buenos hábitos alimenticios.

 

NC en Google+

Marta Gámez

Directora Técnica de Grupo NC Salud

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR