Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Cómo evitar un suspenso en alimentación: Los 5 errores más habituales.

Identificar los errores, excesos o deficiencias, de nuestra dieta puede ayudarnos a prevenir el sobrepeso y evitar consecuencias perjudiciales para nuestra salud.

1er error: Un desayuno insuficiente o no desayunar. Después de varias horas de ayuno, el cuerpo necesita un desayuno equilibrado y suficiente para afrontar las primeras horas del día con energía y buen ánimo. La sensación de cansancio por la mañana, poca concentración o mal humor pueden ser causadas por un desayuno inadecuado.

Solución: Para evitar este error, debemos prestar especial atención a la primera comida del día. El refrán “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre” es muy acertado. Un desayuno energético y equilibrado debe incluir cereales de preferencia integrales, frutas y lácteos.

2º error: Exceso de azúcar. Las consecuencias de tomar más azúcar de la cuenta, además del aumento de peso, recaen también sobre nuestra salud.

Solución: Para evitar este error, debemos identificar los alimentos azucarados que normalmente consumimos, además del propio azúcar, la bollería, repostería, pastelería, refrescos, zumos azucarados, galletas, chucherías, etc. Es necesario intentar sustituir los azúcares refinados por integrales y aumentar el consumo de legumbres, que implican una producción menos pronunciada de insulina que los primeros.

3er error: Demasiada proteína animal. El consumo en exceso de proteína animal puede causar un aumento de la pérdida de calcio por la orina (lo que a su vez puede suponer unos huesos más frágiles), además de un mayor riesgo de obesidad, trastornos cardiovasculares e hipertensión arterial.

Solución: Para evitar este error, debemos controlar la cantidad de proteína animal que ingerimos. Una ración adecuada debería contener unos 125 gramos carne, o 140 gramos de pescado. Además, debemos optar por aumentar el consumo de proteína vegetal (legumbres, granos integrales, soja…), que garantiza el aporte de proteína de alta calidad.

4º error: Exceso de sal. La Organización Mundial de la salud recomienda un consumo máximo de 5 gramos al día. El consumo medio de los españoles casi dobla este límite (según la AESAN, Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición). Un exceso de sal influye directamente sobre el aumento de la presión arterial (y enfermedades cardiovasculares), además de aumentar el riesgo de accidentes cerebrovasculares, enfermedad renal, etc.

Solución: Para solucionarlo, podemos optar por sazonar la comida con especias y hierbas aromáticas en lugar de sal, fijarnos en las etiquetas de los productos para elegir los que contienen menos sal o sodio, y consumir más alimentos frescos (que contienen menos sodio).

5º error: Las grasas trans. Las grasas y aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados (conocidos como grasas trans) son elaborados industrialmentes y normalmente se emplean en bollería industrial, charcutería, precocinados, entre otros. El consumo continuado de este ingrediente puede tener como consecuencia el aumento del colesterol malo y la reducción del colesterol bueno.

Solución: Por esto, debemos fijarnos en el etiquetado y buscar alimentos que no contengan grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas (grasas trans), dando preferencia a aceites de oliva o de girasol.

 

NC en Google+

Marta Gámez

Directora Técnica de Grupo NC Salud

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR