Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Día a día: Comer con los sentidos

El gusto no es el único sentido relacionado con la dieta. Todos los sentidos están conectados con la alimentación y pueden ser de gran ayuda para seguir la dieta.

Con estos pequeños trucos podrás disfrutar más de tu dieta, lo que hará más fácil que la sigas hasta conseguir tu objetivo.

  • Vista: Todos sabemos que la comida tiene que entrar por los ojos. Si presentas tus platos de forma más vistosa, disfrutarás más de los alimentos. Los colores, la forma e incluso la disposición de la mesa influyen. La apariencia nos da pistas sobre el sabor y el estado de los alimentos.
  • Tacto: La temperatura o la textura también son parte del proceso que nos hace disfrutar más de la comida. Tomar un refresco frío en verano o un plato caliente en invierno nos produce placer. Y no hablamos solamente de la lengua, comer con las manos también nos hace disfrutar más.
  • Oído: El sonido también hace que nos apetezca más determinado alimento. El crujido de unas patatas, o el ruido que se produce al abrir una botella. Nuestro cerebro asocia esos sonidos a momentos agradables (el ruido de las palomitas en el cine, o de las patatas en una reunión de amigos) y hace que nos apetezca volver a tomar esos productos. En tu dieta, puedes utilizar el oído con vegetales crudos o frutos secos, por ejemplo. Más saludables que las patatas y que pueden tener el mismo resultado por sus crujidos.
  • Olfato: Un olor agradable abre el apetito. Eso sucede porque nuestro cerebro asocia los olores a determinados sabores. Cuanto más intento es el olor, más apetecible es el plato. Puedes aportar olor a tu dieta utilizando las especias (curry, albahaca, canela…) que además de sabrosas son muy saludables.
  • Gusto: La dieta no tiene por qué estar reñida con el sabor. Puedes aportarle más sabor a platos ligeros utilizando, por ejemplo, los cítricos (los ácidos multiplican el sabor de los alimentos) o el picante (que además mejora la digestión y activa el metabolismo para quemar grasas).

Comer no debe ser un hábito automático. Cuanto más tomas conciencia de lo que comes, más disfrutas de la comida y más fácilmente te sentirás saciado. Si quieres saber más sobre “Comer a conciencia” haz clic aquí: Comer a conciencia

Marta Gámez

Directora Técnica de Grupo NC Salud

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR