Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

El mango, una fuente saciante de vitaminas

Rico en vitaminas.

El mango es una deliciosa fruta tropical que además tiene una composición nutricional que la convierte en un saludable y nutritivo alimento.

Para empezar, hay que decir que a pesar de su sabor dulce esta fruta es muy baja en calorías, pues 100 g de mango sólo aportan 59 kcal (se considera que un adulto con actividad ligera o sedentaria debe consumir alrededor de 2.000 kcal al día). Esto convierte al mango en una fruta ideal para consumir en cualquier momento y encaja perfectamente en las dietas de control de peso.

Su bajo aporte calórico se explica en parte por su gran contenido en agua, componente que supone un 83% de su peso.

Por otra parte, tiene un buen contenido en fibra (2.3 g /100 g de porción comestible). Esto lo convierte en un alimento que favorece el bienestar digestivo, el desarrollo de la flora intestinal y que tiene efecto saciante. Consumir un mango, supone ingerir aproximadamente 7g de fibra (cada día debemos consumir 25g).

Sobre todo, por lo que más destaca el mango es por su riqueza en vitaminas. De gran importancia es su elevado contenido en vitamina A, pues un mango aporta suficiente cantidad de esta vitamina como para cubrir las necesidades mínimas diarias de esta vitamina (100 g de la carne de mango cubren entre el 65%-100% de los valores nutricionales recomendados). Esta vitamina es esencial para el buen estado de la piel, la visión, el sistema inmunitario, el metabolismo del hierro, y la regeneración celular.

La segunda vitamina más importante del mango es la vitamina C pues un mango puede llegar a cubrir las necesidades diarias de esta vitamina (sólo 100g de mango aporta aproximadamente 40mg de vitamina C siendo el valor nutricional del referencia 80mg). Este elevado contenido en vitamina C convierte al mango en una fruta de alto poder antioxidante, esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo, prevenir el envejecimiento, prevención de enfermedades, etc.

En tercera posición en este ranking de vitaminas del mango estarían a partes iguales la vitamina B9 (ácido fólico), y la vitamina E, cuyas acciones son la reducción del cansancio y la fatiga, favorecer las defensas, la función psicológica, y efecto antioxidante. 100g de mango cubren el 15% de las necesidades de ambas vitaminas.

Hay multitud de formas de introducir el mango en la dieta. Simplemente cortado a daditos es un tentempié ideal para la media mañana o la media tarde, refrescante y energizante. Se pueden hacer batidos con leche vegetal y frutos secos; se puede mezclar con yogur natural, miel y nueces para conseguir una merienda completa, o una cena ligera. En cuanto a los platos salados, puede ser la estrella de sabor en una original ensalada de brotes de espinacas, queso fresco y zanahoria rallada.

Fuente: Marta Gámez, Directora Técnica del Grupo NC Salud.

 

Administrador NC

Administrador del Blog NC

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR