Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

La deshidratación provoca mal humor

No solo el hambre puede causarnos mal humor. La deshidratación, incluso cuando es leve, puede alterar el estado de ánimo, la vitalidad y la capacidad para pensar claramente.  

Dos estudios realizados por la Universidad de Connecticut y el Instituto de Investigación de Medicina Ambiental del Ejército de Estados Unidos, se centraron en las consecuencias físicas y psicológicas de la deshidratación. Según los responsables del estudio, la sensación de sed no aparece hasta que las personas están de 1% a 2% deshidratadas. Los resultados revelan que para entonces, la deshidratación ya empieza a impactar en el desempeño mental y físico.

Un grupo de investigadores trabajó con mujeres de alrededor de 25 años, mientras que el otro realizó la investigación con hombres de alrededor de 20 años. Todos los voluntarios se encontraban sanos y hacían actividad física regularmente.

Se sometió a los participantes a 24 horas de “privación de líquidos” donde solamente podían ingerir agua durante las pruebas de control, además se pidió a los participantes que realizaran actividad física. A continuación, se realizaron una serie de pruebas que medían factores como la concentración, nivel de alerta, tiempo de reacción, memoria, razonamiento y estado de ánimo.

En el caso de las mujeres la deshidratación leve causó dolores de cabeza, cansancio y dificultades para concentrarse. Además, las voluntarias percibían que las tareas eran más difíciles. En los hombres, la falta de líquido generó dificultades para realizar ciertas tareas mentales, cansancio, ansiedad y alteraciones en el estado de ánimo.

Los resultados del estudio demuestran que incluso la deshidratación leve que puede ocurrir durante las actividades cotidianas puede afectar a cómo nos sentimos, especialmente en el caso de las mujeres, que parecen ser más sensibles a los efectos de la deshidratación.

Estos cambios adversos en el estado de ánimo pueden afectar la motivación requerida para comprometerse en ejercicios, incluso moderados. La deshidratación también puede interferir en otras actividades diarias, incluso cuando no hay ninguna demanda de actividad física.

Fuente: Britsh Journal of Nutrition, Influence of progressive fluid restriction on mood and physiological markers of dehydration in women, Abril 2012.

 

NC en Google+

Marta Gámez

Directora Técnica de Grupo NC Salud

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR