Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

La hidratación es vital también en invierno

El cuerpo necesita agua para sobrevivir y funcionar correctamente ya que es vital para que las células trabajen, siendo la parte del organismo que más agua contiene. Por tanto, es considerada uno de los nutrientes esenciales.

Las campañas de concienciación sobre la importancia de la hidratación se agrupan en verano porque el aumento de la temperatura favorece la pérdida de agua a través del sudor y, como consecuencia, la deshidratación. Es cierto que esta situación no se vive durante los meses más fríos pero de la misma forma el organismo reclama agua para funcionar correctamente.

Y es que el agua contribuye a:

– Lubricar las articulaciones.
– Proteger el cerebro.
– Transportar los nutrientes a las células del cuerpo.
Transportar los residuos o sustancias de desecho al exterior.
– Ayudar a regular la temperatura corporal redistribuyendo el calor o enfriando el cuerpo a través del sudor.

Asimismo, se recomienda beber antes, durante y después del ejercicio físico la cantidad suficiente de agua sin esperar a que la sed aparezca. Hay que tener en cuenta que durante la práctica de ejercicio físico el músculo produce calor que debe eliminarse para mantener la temperatura corporal. Lo consigue evaporando el sudor pero la cantidad de sudor aumenta con la intensidad del ejercicio, con la humedad y la temperatura local. Ante esta situación si no se bebe lo suficiente el organismo se deshidrata y aumenta la temperatura corporal y el ritmo cardiaco, por lo que el corazón se ve obligado a trabajar más rápido para mantener la adecuada entrega de nutrientes y oxígeno a los músculos.

En los hombres el agua representa el 60 por ciento del peso corporal y en las mujeres se sitúa entre el 50 y el 55 por ciento ya que contiene más grasas en el organismo. Sin embargo, en ambos casos es en el interior de las células donde se encuentra una mayor cantidad, ya que dos terceras partes de éstas son agua. El resto circula por el espacio extracelular o espacio entre las células. Aunque el agua es necesaria en todas las partes del cuerpo, algunos órganos demandan en mayor medida su presencia. Son el corazón (mantiene una tensión arterial dentro de los límites aconsejados), los riñones (ayuda a eliminar nutrientes y residuos a través de la orina), la piel (crea una barrera hidrolipídica frente a agentes patógenos), el cerebro (las células reciben más sangre y el cerebro está más en alerta) y el aparato digestivo (fundamenta para hacer bien la digestión).

Se recomienda beber en condiciones normales dos litros y medio de agua al día. Hay que prestar atención a los niños y las personas mayores porque no suelen reclamar el agua, ni tener sensación de sed. En el caso de que les cueste beberla, otra opción son los zumos, infusiones, sopas, etcétera. Una buena hidratación es sinónimo de salud.

Fuente: Mi farmacéutico.

 

Dr. Fernández, Director Médico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR