Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Nutrición Femenina

Las necesidades nutritivas de la mujer cambian a lo largo de los años. Hay una alimentación adecuada para cada edad. Cuidar y planificar la dieta son necesidades esenciales para vivir con salud los cambios hormonales.

Alimentación en la adolescencia:

Las mujeres se desarrollan antes y en menos tiempo que los hombres, además acumulan grasa con más facilidad.

  • A partir de esta época es necesario un mayor aporte de hierro, que ayudará a mantener la vitalidad y el equilibrio.
  • También es importante el aporte de Vitamina C (en forma de frutas, ensaladas y verduras), proteínas (para desarrollar masa).
  • En esta etapa de la vida es cuando más conviene asegurar un consumo suficiente de calcio y vitamina D, ya que a estas edades en nuestro organismo predomina la formación de tejido óseo frente a su destrucción.

Además, es importante adquirir unos hábitos de alimentación y vida saludable en la infancia y juventud, para garantizar una vida adulta saludable.

Alimentación en la vida adulta:

  • Se recomienda el consumo de aceites insaturados (pescados azules, frutos secos, semillas y legumbres), para que los ácidos grasos nos ayuden a cuidar el organismo y mantener una piel joven.
  • Mantener la ingesta de hierro en el caso de reglas abundantes, y de selenio para proteger las células y retrasar el envejecimiento.
  • Alimentos antiinflamatorios (Jengibre, ajo, cebolla, entre otros): Estamos diariamente expuestas a sustancias que entran en contacto con nuestro organismo por medio de alimentos o productos que utilizamos. Algunas de estas sustancias pueden perjudicar el buen funcionamiento del organismo, afectando a nuestro sistema inmunológico, etc.
  • Alimentos antioxidantes (zanahoria, tomate, naranja, lechuga, espinacas, etc. frutas y verduras en general.): Los radicales libres producen envejecimiento celular. Son producidos por procesos naturales de nuestro organismo (la respiración, el metabolismo…) y por aspectos del medio ambiente (polución, tabaco, etc.).
  • Alimentos antiestrés (Alimentos que contienen triptófano como la leche o el huevo). Alimentos que contienen magnesio como frutos secos. Y alimentos que equilibran el sistema nervioso como la melisa): El estrés afecta más a las mujeres por los cambios hormonales que sufren a lo largo de la vida, entre otros motivos.

Alimentación en la menopausia:

A partir de los 40 años es conveniente asegurar el aporte de calcio y la vitamina D en la dieta, complementado con actividad física (para la correcta fijación de los minerales en los huesos y prevenir la osteoporosis). Una dieta equilibrada, sin abuso de grasas, variada y moderada es importante para evitar subidas de glucosa.

  • Los omega 3 son aconsejables para evitar la deshidratación de la piel y para asegurar la juventud de los tejidos, además de controlar el colesterol.
  • Las vitaminas A, C, E y los carotenos son antioxidantes que previenen los procesos de envejecimiento celular.
  • El yodo es imprescindible para el equilibrio hormonal. Recuperar también un nivel correcto de cromo facilita la formación del llamado “factor de tolerancia a la glucosa” que previene y equilibra la diabetes.
  • Es importante mantenerse hidratadas, además de limpiar el organismo, ayuda al buen estado de la piel.
  • Finalmente, debemos evitar alimentos picantes y excitantes que contribuirían a la sensación de calor en los sofocos y favorecer el descanso nocturno.

Marta Gámez

Directora Técnica de Grupo NC Salud

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR