Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Vida y alimentación saludable contra la astenia otoñal

La bajada de las temperaturas, el cambio horario y la disminución de horas de sol unidas al estrés de la rutina diaria hacen que la estación otoñal sea difícil de afrontar para la población.

Muchas personas en esta época del año sienten tristeza, cansancio, apatía, decaimiento, somnolencia y dificultad de concentración. Estos síntomas se denominan astenia otoñal, aparecen por una mala adaptación del organismo a los cambios estacionales y suelen durar unos días.

Este desorden biológico desaparece en cuanto el organismo se adapta y se regula. Para ello, el Grupo NC Salud, empresa de referencia en asesoramiento nutricional en las farmacias de nuestro país, expone que la alimentación y el sueño son pilares fundamentales para combatir este estado. Descansar bien, aprovechar las horas de sol, practicar deporte al aire libre y llevar una dieta adecuada permitirá hacer frente al otoño y al frío con la energía necesaria.

Cambio de hora

El otoño es una estación del año donde el organismo disminuye sus defensas por la bajada de las temperaturas. De esta forma, una dieta sana, equilibrada y variada es imprescindible. Algunos hábitos que no podrán faltar en esta etapa estival son los siguientes:

– Cuidar la alimentación:
o Cena ligera para favorecer el descanso: una cena algo más abundante, con exceso de grasas, o acostarse poco después de haber terminado la cena, puede afectar a la calidad de nuestro sueño y descanso.
o Alimentación variada incluyendo todos los grupos de alimentos, prestando especial atención a los alimentos integrales, las semillas, los frutos secos y las legumbres. Todos ellos tienen en común una riqueza en determinados nutrientes que favorecen metabolismo energético, ayudándonos a contrarrestar el decaimiento cotidiano propio de la astenia otoñal. Atención a los frutos secos: deben consumirse a diario pero en cantidades moderadas, sin sal y crudos o tostados, pero no fritos.
o Evitar los excitantes en las horas de la tarde, así como el alcohol, que también afectan a nuestro descanso.

– Ejercicio físico. Hacer ejercicio físico de forma regular y de intensidad moderada nos ayuda a liberar estrés, favorece el descanso y especialmente si lo realizamos al aire libre durante las horas de sol nos ayuda regular nuestro biorritmo.
– Complementos alimenticios: los complementos alimenticios con triptófano, favorecen la regulación de ciclo de sueño, pues favorecen la producción de melatonina y serotonina, sustancias que nuestro cerebro produce a partir del citado triptófano. La serotonina, llamada popularmente, hormona de la felicidad, mejora nuestro estado de ánimo, y la melatonina regula los ciclos de sueño y vigilia.

Marta Gámez

Directora Técnica de Grupo NC Salud

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR